bebés y múltiples despertares

El sueño del bebé de veinte meses

Después del regusto tan amargo que dejé en el anterior post -me sentía absolutamente desbordada-, escribo hoy una reconciliación con el mundo y con Emma. ¡La fiera duerme del tirón! O al menos, así lo ha hecho estas últimas tres noches, que me han sabido a gloria. Llevábamos un mes con un solo despertar a las seis de la madrugada (¡bien!). No dije nada por no gafarlo… Y la verdad es que no esperaba que superáramos esa etapa tan rápido para adentrarnos en otra muuucho mejor: dormiiir del tiróoon. Que largas me parecen ahora las noches. Dormiría sólo seis horas si no fuera porque estoy reventada. Creo que el ciclo de sueño de Emma está completamente maduro. Ahora incluso sueña y habla (“no, no, no”, decía en su siesta de hoy), además de gesticular mucho con el rostro. Por tanto, con la noche del tirón y con todos los dientes fuera, a falta de los últimos cuatro molares, ¿para cuándo el destete y el cambio a su habitación? Pronto, pronto… Primero nos adaptaremos al caserío, luego a la escuela infantil, volveremos a abordar el asunto del pañal con calma (tiene ciertos pipís-protesta muy molestos, es decir, se mea encima cuando no le hago caso) y, después, destete y habitación. ¿En enero quizá? Probablemente… Espero que este post sea una pequeña esperanza para las madres primerizas con bebés con múltiples despertares como lo fue Emma.

En la imagen, Emma con un higo de la higuera. Por cierto, ¡le gustan!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...