Afianzar los criterios

Hablemos sobre maternidad. Sigo siendo una madre primeriza. No obstante, después de doce meses haciéndome cargo de Emma, me siento muy segura como madre. Será por el inmenso número de veces que he discutido sobre lactancia, sólidos, colecho, Estivill. Sobre ir en brazos, la ropa, el carro y yo que sé qué más. O será mi carácter un tanto pasota y un poco despreocupado. Aunque mi marido dice todo lo contrario: “Te pases la noche leyendo blogs de bebés, libros de bebés y me controlas todo lo que hago”. La cuestión es que la niña ha cumplido un año y ahora todo resulta más fácil. A mi juicio, en el cambio han intervenido dos factores: la estabilización hormonal (aunque sigo sin la regla y os aseguro que no estoy embarazada) y formar unos sólidos criterios sobre los que basamos la crianza de la fiera. Si os preguntáis cuáles son, es sencillo: tratarla con respeto (ni gritos, ni insultos, ni pegar) y sobre el resto ya veremos qué hacemos según la situación. Cuando estamos en el meollo del asunto, una vez decidida nuestra línea de actuación, pasamos olímpicamente de los demás y seguimos con ella hacia delante (lactancia materna a demanda, colecho por necesidad, etc.). O intentamos lo contrario (llanto controlado, Estivill, destete, etc.). Como os decía, no pasa nada. ¿No funciona una cosa? Pues probemos lo contrario a ver qué tal. En líneas generales, creo que la crianza es esto: improvisación, adaptación. A excepción de un tercer factor de vital importancia: asumir a tu hijo tal y como es. Nunca me cansaré de repetirlo. Cuando asumo a Emma tal y cómo es y cuáles son sus necesidades (físicas y emocionales), todo resulta más fácil. Contadme, señoras, ¿cuál es vuestro secreto? ¿Habéis notado un cambio en vuestra actitud a lo largo de estos meses? ¿Estáis más relajadas ahora que vuestro retoño ronda su primer año de vida?

La maternidad me recuerda a los grandes viajes: lo importante es el camino, no el destino. En la imagen, un parque de Berlin nevado. Durante nuestra visita a la capital alemana estaba embarazada de siete meses, cuando todo eran dudas acerca de cómo ser una buena madre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...