Portabebés

Hay regalos y regalazos. ¿Os acordáis del post que escribí hace unas semanas acerca de los portabebés que queríamos comprar? Al día siguiente de publicarlo, ¡las amigas del trabajo de mi madre ya habían hecho el pedido por internet! Si bien el fular se ha hecho esperar, ya que lo cambiamos por una talla más grande (es lo que tiene medir 1,95 metros), aquí os dejo unas fotos de este maravilloso regalazo. Sólo advertir al lector de una cosa: las amigas de mi madre tienen mejor gusto que mi marido. Y es que los colores del fular y de la mochila finalmente los ha elegido él… Si bien es verdad que me gusta el marrón chocolate de la mochila Marsupi Plus (que es la que voy a utilizar a diario), poco puedo decir del verde panamá del fular Hoppediz… Pero en fin, él va a llevar a Emma envuelta en el pañuelo, así que él decide qué color le gusta. Y no os podéis imaginar la ilusión que le hace la idea de cargar a su hija contra su pecho. La espera de estas semanas se me está haciendo larga, pero para él no es menos difícil. Qué suerte tengo de haber encontrado un padre tan bueno para mi hija. Y qué suerte tiene mi madre de haber encontrado unas amigas como las que tiene, porque como le dije en su día, en realidad no nos regalan los portabebés por ser quienes somos, sino por ser su hija y su yerno. Mamá, cuida de tus amigas, porque como dice el refrán, ¡tener un amigo es tener un tesoro! Chicas, muchísimas gracias por vuestro regalo. En las vacaciones de Semana Santa esperamos haceros un pase privado con bebé incluido 😉

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...