Dermatitis atópica

A los tres meses de edad, Emma tuvo su primer brote de dermatitis atópica. Le salieron unas ronchas en la piel debajo del cuello. Una noche, la encontré rascándose la zona y a la mañana siguiente estábamos en la consulta de la pediatra. Pensaba que a los bebés no había que untarles crema, que cuanto menos injerencias, mejor. ¡Qué equivocada estaba! Emma necesita una buena crema hidratante para regular el buen funcionamiento de su piel. Sobre todo, en zonas críticas como las juntas de la piel (de las morcillas), las mejillas y el área de arriba del pecho. Después de la pomada de corticoides y su brote rebote (mejor dejar la cortisona poco a poco), probé cinco cremas diferentes, agotando las muestras que me dieron la farmacéutica y la pediatra. La loción emoliente de los laboratorios A-derma es la que mejor le sienta, así como el preparado que realiza la cosmetóloga de la farmacia de la calle Sendeja de Bilbao.

En la imagen, la crema y el gel de A-derma y el aceite de almendras, que sigo utilizando para la zona del culete.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...