Situación familiar

Berlin, California y Menorca son los tres destinos con los que siempre sueño con regresar. En mis ensoñaciones, me imagino viviendo allí. ¿Pasaría frío? ¿Demasiado calor? ¿Habría suficiente vegetación? ¿Sería feliz? Hay personas que sienten claustrofobia cuando están en una isla. En cambio, a mi me aporta seguridad saberme rodeada de agua. El mar Mediterráneo es muy distinto al Cantábrico, tan incomesurable y salvaje. Hace semanas que le digo a mi marido que el año que viene, por estas fechas, espero que estemos en una cala de Menorca, construyendo castillos de arena felices con nuestra pequeña y sin recordar estos horribles meses de absoluto dolor. Mañana le operan. O el miércoles, a más tardar. Si todo va bien, el viernes estaremos en casa. Esta vez no ha venido mi madre a Bilbao para ayudarnos, sino que nosotros hemos bajado a Castelló de la Plana para contar con la ayuda de mi familia. Ser madre primeriza con un enfermo en casa y sin parientes cerca no ha sido fácil. Pero ahora los dos empezamos a ver la luz en este oscuro y largo túnel que es la enfermedad. ¿Cómo se puede sufrir tanto? Hace cinco meses no sabía lo que era una hernia ni conocía sus repercusiones físicas y psíquicas. Pero ya está, ya llegamos… El dolor se irá, él podrá sostener a su pequeña, yo descansaré y los tres volveremos a reir. ¡Juntos!

Así que, con vuestro permiso, voy a seguir tomándome unos días de vacaciones de madreprimeriza.com. Volveré pronto, la semana que viene, con más energía y espero que con una gran sonrisa. Disfrutad y sed felices. ¡Mua! 

En la foto, gente bañándose en 2008 en la cala Macarelleta de Menorca, donde el agua es cristalina y la arena blanca y fina.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...