Maternidad

Mi marido está de baja por ciática. Mi bebé acaba de cumplir dos meses y ha reaccionado a las vacunas. Estas dos últimas noches se despierta cada dos horas, mama cinco minutos (está abatida) y vuelve a dormirse. Tiene el sueño frágil y mueve la cabeza de un lado a otro (como diciendo no, no) y yo me despierto preocupada cada dos por tres. Estoy tan cansada que ayer, cuando tuve diez minutos libres, me tumbé a la cama para llorar. ¿Me aporta algo gastar mi escaso tiempo en llantos? Sí, me desahoga. Lloré en voz baja antes de que ella me tomara el relevo y lo hiciera a todo volumen. Sabía que ser madre teniendo a nuestras familias tan lejos iba a ser duro. Por eso me considero muy afortunada por tener un bebé que es un ángel. De no ser así, creo que mi salud mental y física estarían considerablemente resentidas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...