Feliz fin de semana luminoso

vestido_novia_diferente_otaduy

Un antes y después de verdad

¿Otra vez viernes? ¡Todavía tengo mil cosas que hacer! Estrés, estrés…. Antes de desearos  un feliz y todavía luminoso fin de semana con cambio horario, mirad que tres cositas que me han robado el corazón estos días :)

Este vídeo de B a la moda ha causado furor en nuestra cuadrilla de madres. ¡Olé por Belén! Es un antes y después del maquillaje. Impacta. Por cierto, usa la CC Cream de Erborian. ¿Te acuerdas de mis fotos con la BB Cream?

¿Te casas? Cásate con Otaduy. Por fin una colección de vestidos de novia no pomposos a la venta en España.

Hace poco he descubierto (y me he hecho fan) del blog y el instagram de esta madre española afincada en Londres y que le encanta tejer: Molondo.

Un besazo!

En la imagen, una fotografía promocional de la marca de los preciosos vestidos de novia Otaduy.

 

 

Cosas que Emma no olvida

cosas_que_emma_no_olvida

Conversaciones trascedentes

Emma cortaba esta mañana dos onzas de una tableta de chocolate que le regaló Oma (su abuela alemana) cuadno, de pronto, me pregunta: “¿Y dónde está el otro chocolate de Oma?”.

– ¿Qué otro chocolate? Creo que sólo te envió este.

– Esta vez noooo, la otra.

– ¿Pero qué otra vez?

– ¡El chocolate de Minnie Mouse!

¡Pero qué memoria selectiva tiene esta niña! Mi suegra envió las chocolatinas de Minnie Mouse  al comienzo del verano, así que las guardamos en la nevera para que no se derritieran. Comió cada día una hasta que no pidió más y pensé que se había olvidado de ellas. Por tanto en tanto, metí mano al paquete... En septiembre me zampé la última Minnie.

– Creo que se han acabado…

– ¡Pero si había muchas!, me contradice con razón.

– Bueno… Nos las habremos comido entre los tres…

– Sí, nos las hemos terminado, concluye con gran talante.

Menos mal que con otro chocolate en la mano la fiera es de buen conformar. ¡Besazos!

En la imagen, otras dos chocolatinas que nos trajimos de Alemania y que Emma guardó en la nevera como un tesoro junto con la baraja de cartas porque, palabras textuales dichas por la fiera con cara de pilla, “te voy a gastar una bromita” :)

Muerte a las garraptas, piojos y pulgas

caballo_gorbeia_arbol

Cómo terminar con los piojos y cómo quitar garrapatas

Este fin de semana lo hemos bordado. Entre garrapatas, piojos y pulgas, la cuchipandi de familias nos hemos superado en cuanto a fauna diminuta y picajosa se refiere. Si sois muy aprensivas, cambiad de blog. Pero creo que os interesa lo que os voy a contar:

Garrapatas

De nuestra excursión el sábado al parque natural del monte Gorbeia recogimos unas cuantas garrapatas cada familia. Los más afortunados, se llevaron seis en un sólo niño. Fueron al hospital y allí les quitaron las garrapatas del siguiente modo: pusieron un buen pegote de vaselina sobre cada garrapata y esperaron veinte minutos. Alguna se cayó sola; el resto las extrajeron con facilidad porque se habían ahogado en vaselina. A pesar de la alerta garrapatosa vía whatsup, aquella noche en casa, en la primera inspección ocular no vimos la garrapata minúscula alojada entre el pliego de la axila y la espalda de Emma. La vimos al día siguiente en la playa. En casa, durante el baño caliente de rigor para sacar la arena, la jodía se hinchó aún más de sangre. Era una puñetera y asquerosa bola roja. Hasta maridín dijo que mejor que llevara a la niña al médico. Pusimos vaselina por si acaso, pero no se ahogó. Pero esta mañana, cuando la fiera todavía dormía (la niña debe estar quieta) y la garrapata ya había recuperado su color marrón negruzco habitual, fácil de confundir con una peca o lunar, maridín se la ha sacado con las pinzas de depilar agarrándola por la base de la cabeza y sacándola con un juego de muñeca (un sólo movimiento, sin temblar). Y es que viviendo en el caserío nos sacamos un máster de cómo quitar garrapatas a humanos y felinos, por lo que os recomendamos este vídeo de youtube de un veterinario que enseña cómo sacar las garrapatas para que ninguna patita se quede debajo de la piel, lo cual puede provocar una infección y la infección derivar en la enfermedad de Lyme (fiebres e incluso síntomas neurológicos). Una vez enganchada, la garrapata tarda entre 24 y 48 horas en pasar las bacterias que provocan el Lyme. Mi suegro pasó la enfermedad el año pasado y no es moco de pavo. En Alemania hay zonas con más Lyme que otras, en la península ibérica es zona roja la cornisa cantábrica y, en menor medida, Cataluña y Madrid, aunque se han registrado casos de fiebre borreliosis en toda la península. Tras quitar la garrapata, hay que vigilar si al niño le sale un círculo rojo alrededor de donde estuvo el bicho y, si en los próximos días o semanas tiene fiebre, hay que avisar al pediatra y explicarle que tuvo una garrapata. Eso es lo más importante para un diagnóstico correcto y a tiempo.

piojos_cabezas_niños

Piojos: 

Queda terminantemente prohibido chocar cabezas entre niños con piojos, compartir toallas, cepillos y demás cosas donde los piojos pululan a sus anchas. Yo estoy sumergida en una paranoia total piojosa porque si un maldito piojo entra en el melenón de Emma, a quien no le gusta bañarse ni cepillarse el pelo, es probable que se quede a vivir for ever and ever y críe allí dentro a una gran familia de piojos. ¿Trucos para prevenir los piojos? Pelo recogido con coleta y ganchitos antes de ir a clase. ¿Tratamientos para los piojos? En la cuchipandi son fans de la loción Cupex, de un sólo uso, porque sólo cuesta tres euros. Van por la segunda ronda de Cupex, así que por mucho que la loción mate al piojo, no se deshace de las liendres, que se agarran con cemento al cuero cabelludo. Una amiga farmacéutica dice que lo mejor son las liendreras eléctricas, que matan lo que tu ojo no ve, y acostumbrarse a pasar la liendrera todas las semanas. Porque lo peor de los piojos es que las liendres pueden vivir hasta cinco días fuera del cuero cabelludo y hasta 48 horas cuando el huevo ha eclosionado. Tienen toooodo ese tiempo para encontrar una nueva cabeza que asaltar. Hay que lavar a 60º toda la ropa (ropa, sábanas, peluches, etc.) que haya estado en contacto con la cabeza y, en el caso de no poder lavar (por ejemplo, fundas de sofá, alfombras, etc.) hay que poner esa ropa en una bolsa grande de plástico bien cerrada durante diez días (hasta que se mueran y estén bien muertas).

playa_plentzia_octubre

Pulgas:

No sé qué caramba me picó ayer en el parque de la playa de Plentzia, pero creo que fueron pulgas porque me senté en una hierba donde habitualmente pasean los perros. Me picaba esta noche y me pica ahora. Rascar, rascar, rascar. Espero no habérmelas traído a casa. Aunque de ser así, dormiré con el gato, que tiene el collar Seresto de Bayern contra pulgas y garrapatas que es mano de santo.

En las imágenes, el cabello que nos rondaba en la mesa de picnic del parque natural del Gorbeia, Emma y dos de sus amigos (los tres cogieron garrapatas) jugando juntos a las casitas y Emma tumbada en la arena de la playa de Plentzia, donde estuvimos ayer. ¿La veis? ¿A qué no? Ahí está la gracia, es como una liendre…

Cuando pegan a un niño

mar

Defender al niño

Me mordía la lengua porque a quien zurraba era a sus propios nietos. Un azote en el culo, un pellizco fuerte, una oreja retorcida. En el parque, en el patio de la escuela. Al principio, Emma miraba con estupor y yo le explicaba que ese abuelo pega, que hacía mal por pegar y que era un mal abuelo. A mi me incomodaba ver esas escenas y que las viera Emma. Pero en la tarde de ayer el espectáculo subió de tono: una niña de cuatro o cinco años se acercó a él, le dijo “hijo de puta” y se marchó corriendo. Me sorprendió oír ese insulto en boca de esa niña, pero sabía porque lo hacía: el abuelo busca ese juego con los niños del mini pueblo. Busca sus reacciones, el juego bruto. Lo he visto decenas de veces. Y los niños entran al trapo, pero son niños, no saben qué significa ser un hijo de puta, sólo saben que eso no se dice y que es un insulto. Pero el abuelo se ofendió, y cuando minutos después la niña pasó a su lado, la agarró fuerte del brazo y le zurró tres veces en el culo. Fuerte. Me quedé ojiplática. Porque la niña no es su nieta. Cuando es su nieta, simplemente aprieto fuerte la mandíbula y le miro con desprecio. Pero ayer no era su nieta. Por tanto, cualquier día podría ser mi hija. Y le increpé:

– ¿Te parece bien pegar a un niño?

– ¿Sabes lo que me ha dicho? Me ha dicho hijo de puta.

– Sí, lo sé. Lo he oído. ¿Te parece bien pegar a un niño?

Eso no es pegar, es quitar el polvo.

– Yo no quito el polvo así.

– Eso no es pegar, es quitar el polvo y me ha llamado hijo de puta.

– Ni siquiera es tu nieta.

Y a partir de aquí la conversación subió de tono: empezó a incomodarse y a decirme que si tenía algo que decirle que se lo dijera en privado.

– Pues el espectáculo que has dado tú ha sido público, le respondí.

Luego me enteré que ha tenido escenas parecidas con otros padres. Y sigue pegando a niños que ni siquiera son de su familia. ¿Y si pegara a mi hija? Un escalofrío recorrió mi espinazo.

En la imagen, el oceano atlántico tranquilo.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...