tomates

El juego, los niños y el blog

No sé muy bien qué será de este blog en un futuro, pero sé que las cosas deben cambiar. ¡Emma ya no es un bebé! Desde el nacimiento hasta el segundo cumpleaños, nuestros hijos son considerados como bebés. Una vez soplan las dos velas, se convierten en adultos. Quiero decir, en niños. Emma ya camina, corre, bromea y casi habla. Juega al escondite, ¡se esconde de mi! Detrás de la trona, detrás del coche, etc. Tiene picardía cuando tratamos de coger a Kira, nuestra gata, para llevarla al almacén. Sabe que estamos en una misión especial y que debemos ser silenciosas porque queremos atrapar a la minina, ¡y se parte de la risa! Ha empezado a formular sus primeras frases (“se ha roto aquí”) y a conjugar los verbos por primera vez (“¡baja!”, me ordenó la muy jodida). Supongo que a vosotras os ocurrirá lo mismo que a mi: vuestras preocupaciones como madres primerizas han descendido a la grande o han cambiado de temática. No en vano, muchas vais por el segundo hijo, como Penélope Cruz. Digo lo de Cruz porque cuando estaba embarazada de Emma, ella lo estaba de su primer hijo, Leo. Así que ahora que he visto las fotos de su hermosa barriga en la revista Hola! no he dejado de sorprenderme: “Vaya, ¡el segundo!”. Y repito, no está en mis planes ir a por un segundo bebé. Pero por todo eso, el blog debe cambiar un poco. Primero de todo, mis necesidades actuales como madre son buscar, crear y planificar nuevos juegos para entretener a la fiera. Así que, en gran medida, el juego será el eje de este blog a partir de ahora. Y no sólo porque sí, sino porque con el juego los bebés y los niños descubren y exploran el mundo, y con ello desarrollan sus capacidades físicas e intelectuales. ¡Demos la importancia que se merece al juego! Además, me gustaría que este blog acogiera a otras mamás que desde un punto de vista profesional puedan darnos ideas, reflexiones y pautas sobre la maternidad y la crianza desde su experiencia en campos profesionales como la educación y la psicología… Sí, sí, ya sabéis porque escribo esto, Laia y Lídia… Y si alguna se anima a contarnos sus experiencias, sus partos o sus maternidades, ¡bienvenidas seréis! Animaros y pasad un maravilloso fin de semana casi primaveral.

En la imagen, vía Pinterest, tomates de una huerta. Emma y yo sembramos nuestros primeros planteles de tomates ayer. Espero poder enseñaros las plantas cuando germinen ¿en dos semanas? Emma puso la tierra de maravilla, yo añadí la diminuta semilla y ella remató el trabajo regando los planteles con su regadera de juguete. El objetivo es que forme parte de la huerta que en primavera empezaremos a dar forma en el terreno del caserío y, también, que aprenda de dónde proviene la comida. Para las que vivís en pisos, hay unos huertos en los balcones geniales o cualquier tiesto, tierra y planta sirve para cultivar una flor. En la ex guardería de Emma, en Dolaretxe, los bebés y los niños ¡ya se encargaban de cuidar de sus flores!

PD: Os dejo aquí mi próximo proyecto: hornear las ceras que a Emma no le gusta utilizar para obtener unas ceras súper molonas y fáciles de agarrar en sus manitas. ¡Estoy buscando el molde adecuado! La foto y las instrucciones, del fantástico blog Craft and Creativity.

reciclar_ceras_dibujo_niños

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...